Avispones mortales. Mosca Deadpool asesina. Cigarras zombies. Este año ha sido extraño en lo que respecta a los insectos, pero tengo buenas noticias. Al menos las hormigas del infierno están extintas.

Una de estas pequeñas y extrañas criaturas, que vivieron durante el periodo cretácico, fue descubierta atrapada en ámbar de 99 millones de años de edad. Pero eso no es todo. A este espécimen en particular se le encontró con una ninfa de un insecto parecido a una cucaracha firmemente en sus garras.

La sorprendente escena de este viejo intento de depredación abrió una ventana al pasado para un equipo de investigadores dirigido por el biólogo evolutivo Phillip Barden del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey (NJIT). Barden es el autor principal de un estudio sobre las hormigas del infierno publicado en la revista Current Biology.

Foto: NJIT, Academia de Ciencias de China y Universidad de Rennes, Francia.

La especie de hormiga recién descubierta se le nombró Ceratomyrmex ellenbergeri.

Según un comunicado de NJIT, el espécimen presenta las primeras pruebas que muestran cómo ella y otras hormigas del infierno usaron mandibulas extrañas, pero mortales, parecidas a guadañas en un movimiento vertical para inmovilizar a sus presas con sus apéndices en forma de cuerno.

Las hormigas modernas usan un movimiento lateral para agarrar a sus presas, lo que hace que las hormigas del infierno como esta sean aún más extrañas.

Una versión ilustrada de la hormiga y la ninfa ofrece una visión más clara de las características físicas inusuales de la hormiga y de cómo se aferra a su presa.

Esta depredación fosilizada confirma nuestra hipótesis de cómo funcionaban las partes de la boca de las hormigas del infierno, dijo Barden. La única forma de capturar una presa en tal disposición es que las partes de la boca de la hormiga se muevan hacia arriba y hacia abajo en una dirección diferente a la de todas las hormigas vivas y de casi todos los insectos.

Foto: NJIT, Academia de Ciencias de China y Universidad de Rennes, Francia.

Barden describió este mecanismo inusual de la boca como un experimento evolutivo. El experto ha investigado y descrito otros tipos de hormigas del infierno, incluida una hormiga cornuda que lleva el nombre de Vlad el Empalador.

Estos insectos desaparecidos son criaturas fascinantes, y Barden todavía siente curiosidad por saber por qué se extinguieron las hormigas del infierno. Creo que los insectos fósiles son un recordatorio de que incluso algo tan omnipresente y familiar como las hormigas se han extinguido, dijo.

Somos Extremo Mundial.

Con información de CNET.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 6

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here