Foto: Circus Krone

Un extraño emprendimiento se ha desarrollado desde el circo Krone, en Berlín, Alemania. Derivado del Covid-19, cerró sus puertas al público en general, como parte de las medidas sanitarias impuestas por las autoridades.

Foto: circuskrone/Instagram

Y claro, tal y como cualquier otro negocio que se ha visto dificultado en sus operaciones por la pandemia, se comenzó a ver en problemas económicos.

Las complicaciones para pagar salarios y alimentar a los animales con los que cuenta el circo, se recrudecieron al no tener ingresos.

Pero entonces, Martin Lacey, domador de leones y dueño del circo, vio una salida y decidió vender frascos con excrementos de leones.

El costo de cada frasco es de cinco euros y parte del dinero recaudado es para donar en beneficio de una organización que se encarga de mejorar la vida de animales en cautiverio.

Por extraño que parezca, el negocio fue idea de los espectadores del circo, quienes pidieron a los dueños que les vendieran un poco de excremento de león, porque, según sus compradores, tiene muchos usos como, por ejemplo, alejar a los gatos del jardín.

Me dijeron que mantiene a los gatos alejados del jardín. Y desde entonces hemos descubierto que también mantiene a los animales alejados del coche, donde se comen todos los cables eléctricos, expresó Lacey.

Ahora ya desarrollan marca y una estrategia de marketing.

Aquí aplica el dicho de la necesidad tiene cara de hereje.

Con información de Reuters e Instagram.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here