Copenhague está sembrando arboles frutales donde todos puedan cosechar arándanos, moras y manzanas de forma gratuita.

La idea se desarrolló en la administración local la cual tiene como objetivo plantar árboles frutales y arbustos que proporcionen bayas comestibles en toda la ciudad. El propósito del proyecto es doble: por un lado apoyar una nutrición adecuada, brindando bocadillos saludables, frescos y gratuitos a la comunidad, y por el otro, expandir los espacios verdes para tener contacto con la naturaleza.

Foto: Pixabay.

Las especies autóctonas, que crecen espontáneamente en las reservas naturales del país, como el Parque Natural de Amager y que no requieren cuidados constantes, son las más privilegiadas: saúco (de las que se utilizan bayas y flores), moras, arándanos, enebro, manzanas de variedades raras , ciruelas y setas. Los arbustos son plantados en áreas públicas como parques y áreas de juego y serán útiles para fortalecer la relación con la tierra y estimular el conocimiento de los procesos de producción de alimentos de quienes habitan la ciudad.

Entre los impulsores de la iniciativa se encuentra Astrid Aller, asesora del Partido Socialista que explica: Muchos ciudadanos no tienen huerto propio, y difícilmente pueden enseñar a sus hijos cómo pueden convivir con la naturaleza para beneficiarse y mejorar sus propios víveres. Además, queremos que la ciudad sea un lugar para vivir, no un espacio hostil en el que moverse para encontrar un lugar de estacionamiento. Tener espacios públicos donde sentirse bien, como en casa; donde se ofrezcan oportunidades y ventajas para todos, para dar sentido a la idea del bien colectivo.

Foto: Pixabay.

Se ha desarrollado una aplicación llamada Vild Mad, literalmente comida silvestre, para presentar la naturaleza danesa a los visitantes, pero también a los ciudadanos que aún no la conocen bien. La aplicación instruye a las personas sobre las variedades de frutas, bayas y hierbas presentes y se puede utilizar como una guía donde también se pueden encontrar recetas sabrosas que se pueden preparar con los ingredientes silvestres recolectados.

Foto: Pixabay.

La idea de poner el patrimonio vegetal comestible de una ciudad en un sistema no es nueva, incluso si por primera vez una administración lo hace programáticamente para racionalizar el cuidado de la vegetación pública.

En Italia también nacieron proyectos similares, entre ellos el proyecto Urban Fruit de la asociación romana Linaria, que desde hace años apuesta por trazar mapas de los numerosos árboles frutales presentes en el territorio público de la capital. En este caso, la iniciativa nació con objetivos de solidaridad social, pero con la idea de educar sobre el consumo consciente y el valor de la alimentación saludable.

Somos Extremo Mundial.

Con información de Smart Green Post.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here