Un nuevo análisis de los genomas de los humanos antiguos más famosos, los neandertales y los denisovanos, ha revelado que tenemos un antepasado en nuestro ADN aún no identificado: una rama de nuestro lejano árbol genealógico sin ninguna etiqueta conocida que ponerle.

El estudio también encuentra más evidencia de mestizaje entre humanos y neandertales, pero estos encuentros se ubican entre 200 mil y 300 mil años antes de lo que se creía. Este mestizaje, por lo tanto, agregaría una nueva perspectiva sobre la historia cada vez más complicada de nuestro surgimiento como especie y de nuestra migración fuera de África.

Imagen: Pixabay.

Existe la posibilidad de que el ancestro desconocido sea en realidad el Homo erectus, un ancestro humano arcaico que se cree que murió hace más de 100 mil años, pero como nunca se ha encontrado ADN de H. erectus, no lo sabemos con certeza.

Lo que creo que es emocionante sobre este trabajo es que demuestra lo que se puede aprender sobre la historia humana al reconstruir la historia evolutiva  con una colección de secuencias de ADN de humanos modernos y homínidos arcaicos, dice el biólogo computacional Adam Siepel, del Laboratorio Cold Spring Harbor en Nueva York.

A traves de nuevos procesos se encontró que alrededor del 15 por ciento de unas misteriosas regiones súper arcaicas de ADN que se hallan en el genoma de los denisovanos, aún están incrustadas en los humanos actuales. ¿Qué le sucedió a esta especie desaparecida? Aún está por verse.

Foto: Pixabay.

Otro hallazgo de la investigación fue que entre el 3 y el 7 por ciento del ADN neandertal está influenciado por el antiguo H. sapiens, lo que enfatiza la cantidad de mestizaje que se estaba produciendo a lo largo de los siglos, mucho antes de la gran migración masiva de ancestros humanos modernos de África, hace unos 50 mil años.

Es decir, es muy posible que la primera migración fuera de Africa ocurrió muchísimo antes de lo que se pensaba, quizá hace unos 200 mil años.

La evidencia ahora apoya la posibilidad de que haya sucedido una o más de estas migraciones tempranas fuera de África, asegura el equipo de investigación.

Foto: Pixabay.

Es una mirada fascinante a cómo podemos aprender más sobre los eventos del pasado simplemente aplicando mejores algoritmos a los registros de ADN. Es probable que se produzcan muchos más descubrimientos sobre la vida sexual y, por lo tanto, la historia genética de nuestros antepasados.

Somos Extremo Mundial.

Con información de Science Alert.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here