Desde hace más de quince años este pez fue introducido por accidente en México, y desde entonces es considerado como uno de los mayores depredadores de los ecosistemas acuáticos.

En el sur de Tamaulipas, los pescadores han resuelto a su modo el aprovechamiento de esta plaga: usan su carne para consumo humano.

Algunos ambientalistas advierten que este pez contiene altos porcentajes de plomo y mercurio en su carne, dadas las características de la especie.

Foto: Especial/Web

También conocido como pez “pleco”, se apoderó de ríos y lagunas y vive en la parte más sucia de estos y su armadura ósea es capaz de acumular metales pesados.

De la especie Hypostomus plecostomus, su carne es comercializada en mercados de pescados y mariscos, y es usada para producir hamburguesas y nuggets, sin que autoridades de Salud así como de Pesca lo impidan.

Foto: Especial/Web

Se desconoce si la especie invasora puede ser comestible y se ignoran sus características y propiedades nutrimentales.

Su apodo de “pez diablo” lo recibe debido a que en México fue visto por primera vez en la presa El Infiernillo, de Michoacán, pero es una especie originaria de la cuenca del Amazonas.

Foto: El Financiero

Con información de Milenio Noticias.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here