Una enfermedad, a menudo fatal de los murciélagos en periodo de hibernación, ha sido confirmada por primera vez en los condados de Washington, EE.UU.

Foto: Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos.

Causada por una seudomona, el hongo Pseudogymnoascus destructans, es una enfermedad que ataca la piel de los murciélagos y daña sus delicadas alas, dificultando el vuelo.

También conocido como el síndrome de la nariz blanca, es perjudicial para los murciélagos que hibernan, pero no afecta a los seres humanos, al ganado ni a otros animales salvajes.

Foto: Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos.

Los murciélagos infectados suelen dejar la hibernación demasiado pronto, lo que hace que quemen sus reservas de grasa y se deshidraten o mueran de hambre.

El Centro Nacional de Salud de Vida Silvestre del Servicio Geológico de EE. UU. (USGS) en Madison, ha recolectado muestras del guano (heces) de la especie de murciélagos que viven en los ecosistemas de la región, para someter a un análisis.

Foto: Marvin Moriarty / USFWS

Es común que en la primavera estas áreas sean frecuentadas por murciélagos de las especies Yuma myotis (Myotis yumanensis) y pequeño murciélago marrón (Myotis lucifugus.

Imagen: WNS

 

Abby Tobin, coordinadora del síndrome de la nariz blanca para WDFW dice que estos hallazgos son preocupantes y sugieren que el hongo que causa el síndrome de la nariz blanca continúa propagándose en Washington. Nos preocupa que esto eventualmente pueda conducir a una disminución de la población de Yuma myotis, murciélago marrón y otras especies de murciélagos vulnerables a la enfermedad.

Estos depredadores de insectos voladores nocturnos, juegan un papel importante en el equilibrio ecológico para la preservación del ambiente. Los murciélagos comen toneladas de insectos que pueden afectar negativamente la salud de los bosques, los cultivos comerciales y la salud y el bienestar humanos.

Foto: EFE

WDFW insta a las personas a no manipular animales salvajes, especialmente si parecen estar enfermos o se encuentran muertos. Esto porque a pesar de que el hongo se transmite principalmente por contacto entre murciélagos, los humanos también pueden propagarlo involuntariamente. Las personas pueden portar esporas de hongos en la ropa, los zapatos o el equipo de recreación que toca el hongo.

Con información de la WDFW.

Somos Extremo Mundial.

 

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here