Pueden faltar millones de animales en los estudios científicos, pues no se contabilizan.

Animales albinos en el mundo: una hermosa rareza natural.

La mayoría de los animales utilizados en experimentos biomédicos no se contabilizan en los artículos publicados, sugiere un estudio único en su tipo. El análisis encontró que solo una cuarta parte de los más de 5500 animales de laboratorio utilizados durante un período de 2 años en una universidad en los Países Bajos se mencionaron en algún artículo científico. Los investigadores creen que el patrón podría ser similar en instituciones de todo el mundo. Eso significa la desaparición de millones de animales de los estudios científicos.

Creo que es indignante que tengamos una tasa tan baja de resultados publicados para el número de animales utilizados, dice Michael Schlüssel, estadístico médico de la Universidad de Oxford que no participó en el estudio. Si solo buscamos una investigación exitosa, la base de evidencia no será sólida, agrega. Y eso podría afectar los estudios que pueden confirmar o refutar los beneficios de ciertos medicamentos o intervenciones médicas.

Foto: Pixabay.

La sospecha.

Los científicos han sospechado durante mucho tiempo que una parte considerable de los estudios con animales de laboratorio no se publican. Eso podría deberse a que los resultados no se consideran lo suficientemente interesantes o que el estudio no encontró nada digno de menciónarse. Pero muchos académicos argumentan que tales resultados negativos son importantes y vale la pena publicarlos, y que no hacerlo constituye un sesgo de publicación.

Sin embargo, manejar este problema ha sido difícil porque es complicado rastrear cuántos animales usan los científicos y qué sucede con ellos. Los investigadores suelen enumerar esos detalles en las solicitudes de aprobación ética, pero a menudo permanecen confidenciales.

Animales, Del Ratón, Experimento, Laboratorio, Mano
Foto: Pixabay.

La búsqueda.

Para el nuevo estudio, los investigadores pidieron a los científicos de tres departamentos del Centro Médico Universitario de Utrecht (UMCU) permiso para revisar los protocolos de investigación que habían presentado ante un comité de ética animal en 2008 y 2009. Luego, el equipo, dirigido por Mira van der Naald, estudiante de doctorado en la UMCU, buscó en la literatura médica los artículos resultantes del trabajo.

De los estudios aprobados, el 46% se publicó como un artículo de texto completo; si también se contabilizaban los resúmenes de congresos (resúmenes breves de una charla presentado en una reunión científica), el 60% terminaba siendo publicado. Sin embargo, de los 5590 animales utilizados en los estudios, solo 1471 fueron reconocidos en artículos publicados y resúmenes, informa el equipo en BMJ Open Science.

Los animales pequeños, incluidos ratones, ratas y conejos, que constituían el 90% del total, desaparecían con mayor frecuencia. Solo el 23% de ellos aparecieron en publicaciones, frente al 52% de las ovejas, perros y cerdos.

Ingeniero, Laboratorio, Ingeniero Químico, Colegas
Foto: Pixabay.

Las razones.

Los investigadores también encuestaron a los científicos involucrados para averiguar por qué faltaban tantos animales. Las razones que más mencionaron fueron: los estudios no alcanzaron significación estadística, (en estadística, un resultado o efecto no es estadísticamente significativo cuando es probable que haya sido debido al azar); que los datos eran parte de un proyecto piloto; y que hubo problemas técnicos con los modelos animales.

Pero ninguno de estos es una excusa válida para no publicar sus hallazgos en el registro científico, dice el coautor del estudio Kimberley Wever, metacientífico del Centro Médico de la Universidad de Radboud. Todos los estudios en animales deben publicarse y todos los estudios son valiosos para la comunidad de investigadores. No publicar toda la investigación significa que otros científicos pueden perder tiempo, esfuerzo y dinero rehaciendo estudios que han fallado anteriormente, dice Wever.

Añade que la tendencia probablemente se mantenga en instituciones de todo el mundo y espera que otros investigadores realicen estudios similares.

Perro, Labrador Retriever, Laboratorio Negro, Labrador
Foto: Pixabay.

Costa Rica pone el ejemplo: primer país en liberar a todos los animales en cautiverio.

La solución.

Van der Naald y sus colegas lanzaron un posible remedio para el problema en 2018: preclinicaltrials.eu, el primer registro en línea dedicado a la investigación animal. (Un registro similar, animalstudyregistry.org, se creó recientemente por el Centro Alemán para la Protección de Animales de Laboratorio). En estas bases de datos, los investigadores pueden compartir metodologías, protocolos e hipótesis antes de llevar a cabo sus experimentos, un proceso llamado prerregistro que ha ha ido ganando terreno en la comunidad académica en los últimos años.

El gobierno holandés ha dicho que simpatiza con la idea. Pero a pesar de una moción de 2018 en apoyo del registro aprobada por la Cámara de Representantes holandesa, el gobierno aún no lo ha hecho obligatorio.

Somos Extremo Mundial.

Con información de Science Mag.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 1 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here