El impacto de una enorme tormenta solar y las auroras boreales que potencialmente aparecerían en el norte de EE. UU. se esfumaron.

El impacto de una enorme tormenta solar se avecinaba. La mayor de este 2020. O al menos así pensaban. El lunes, el sol lanzó una columna de partículas cargadas hacia la Tierra que, según pronosticaron los meteorólogos espaciales, desencadenaría un espectáculo de auroras boreales en el norte de Estados Unidos el jueves por la noche. Pero los meteorólogos ahora están retrocediendo con esa predicción, ya que la tormenta geomagnética entrante parece ser menos intensa de lo previsto.

El impacto de una enorme tormenta solar y las auroras boreales que potencialmente aparecerían en el norte de EE. UU. se esfumaron.
Imagen: NBC News.

El Centro de Predicción del Clima Espacial del Servicio Meteorológico Nacional ha degradado la fuerza esperada de la tormenta geomagnética de fuerte (Nivel 3) a menor (Nivel 1) hasta el viernes.

La tormenta ha cesado, decía el titular en SpaceWeather.com, un centro en línea de información sobre el clima espacial. No es probable que haya auroras de latitud media para el jueves.

Cuando el sol hizo erupción el lunes, desató lo que se conoce como eyección de masa coronal (CME) o una nube de plasma. El impacto que tiene por delante ya ha pasado por la Tierra. Hubo una breve respuesta en el entorno del campo geomagnético del planeta el miércoles por la noche, pero no en el grado previsto. Existe una pequeña posibilidad de que el viento solar en ruta pueda alimentar una tormenta más fuerte, pero la probabilidad está disminuyendo.

El impacto de una enorme tormenta solar y las auroras boreales que potencialmente aparecerían en el norte de EE. UU. se esfumaron.
Imagen: techprotectbag.com

Qué falló.

¿Entonces qué pasó? Con más observaciones y mejores modelos basados ​​en la física, ¿por qué es tan difícil identificar estos eventos?

Primero, el sol está muy lejos. Es una distancia de aproximadamente de casi 150 millones de kilométros.

En segundo lugar, un elemento clave para predecir el impacto de una eyección de masa coronal es la balística simple. Es decir, ¿la nube de plasma producirá un impacto directo o indirecto? Ubicación, ubicación, ubicación.

El impacto de una enorme tormenta solar y las auroras boreales que potencialmente aparecerían en el norte de EE. UU. se esfumaron.
Foto: HardwarEsfera.

En tercer lugar , no solo son importantes la velocidad y la trayectoria de la CME, sino que el campo magnético, invisible en el CME, también es un factor enorme para la fuerza de la respuesta geomagnética resultante en la Tierra. Los meteorólogos están al tanto de eso solo cuando el CME pasa 1 millón de kilómetros río arriba. Piense en el giro de una pelota de béisbol; cambia si se trata de una bola curva o una recta.

Por último, incluso si las auroras boreales se materializaran, se necesitan cielos despejados para verlas, y es útil tener una luna tenue para que el cielo sea lo más oscuro posible.

En las latitudes más altas (norte de Canadá, Alaska y norte de Europa), donde el viento solar pendiente aún podría darnos un poco de sacudida, es probable que haya auroras y una luna tenue ayudará a verlas.

Aunque es probable que las latitudes medias pierdan la oportunidad de ver auroras por la noche, este evento es una de las primeras muestras de un repunte de la actividad que se producirá en un futuro cercano a medida que se establezca el nuevo ciclo solar 25.

¿Qué es el ciclo solar 25?

El ciclo solar 25 es una nueva fase en la polaridad del Sol que determinará cambios en la meteorología espacial y tendrá un duración aproximada de 11 años, de acuerdo a un informe de la NASA.  Cada 11 años, durante el ciclo, los polos magnéticos del Sol se invierten y el Sol pasa de aletargado a activo y furioso.
Según un panel internacional de expertos,el número de manchas solares tocó fondo en diciembre de 2019, poniendo fin al antiguo ciclo solar 24. Desde entonces, los recuentos de manchas solares han aumentado lentamente, anunciando el nuevo ciclo solar 25.
Imagen: NY Post.
El panel cree que el nuevo ciclo solar 25 será débil, alcanzando su máximo en 2025 a niveles similares al antiguo ciclo solar 24. Si la predicción es correcta, el ciclo solar 25 (como el ciclo solar 24 antes) será uno de los más débiles desde que comenzaron los registros en 1755.

Con información de The Washington Post y Tiempo.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 4.2 / 5. Recuento de votos: 21

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here