Los cerebros de las personas solitarias contienen un rico mundo interior en realidad.

Los cerebros de las personas solitarias son diferentes, según la ciencia.

Una compañía de seguros de gastos médicos encuestó a 10 mil personas en 2019. Se encontraron con un mundo desolador: el 61 por ciento de las personas encuestadas dijeron que se sentían solas.

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">
Los cerebros de las personas solitarias son diferentes, según la ciencia.
Foto: Pixabay.

Sin embargo, la soledad es más que un sentimiento. Los científicos sugieren que la soledad ilumina el cerebro de la misma manera que lo hacen las necesidades humanas básicas, como el hambre. Una investigación reciente muestra que también está relacionada con cambios en el cerebro. Una prueba de que hay un rico mundo interior dentro de cada mente solitaria.

La red de modo predeterminado es una red a gran escala en el cerebro que conecta varias regiones cerebrales remotas. Es el sistema que se activa cuando soñamos despiertos, pensamos en el pasado o planificamos el futuro. También es una red que parece fortalecerse en las personas solitarias, según los resultados de un estudio publicado  en Nature Communications.

Foto: Pixabay.

Usando una muestra de escáneres cerebrales del Biobanco del Reino Unido, una base de datos biomédicos a gran escala, los científicos de la Universidad McGill encontraron que la soledad estaba relacionada con tres cambios en el cerebro:

  • Mayor volumen de materia gris en áreas del cerebro involucradas en esa red.
  • Mayor conectividad en la red de modo predeterminado
  • Estructuras más robustas en un haz de fibras nerviosas llamado fórnix, que transporta señales desde el hipocampo a esa red.

Nathan Spreng, profesor de la Universidad McGill y primer autor del estudio, dice que estos son signos de que el cerebro puede adaptarse a la soledad creando un mundo social en nuestras cabezas.

Los cerebros de las personas solitarias son diferentes, según la ciencia.
Foto: Pixabay.

Las personas solitarias tienden a imaginar el mundo social en mayor grado, así como a recordar más las experiencias sociales, explica Spreng. Creemos que en ausencia de estimulación social , el cerebro lo compensa al regular funciones de la red predeterminada.

¿La soledad puede cambiar al cerebro?

Este estudio examinó escáneres cerebrales tomados de 38,701 personas de la base de datos del Biobanco del Reino Unido. El treinta por ciento de las personas de la muestra analizada informaron que se sentían solas.

Cuando el equipo buscó patrones en la estructura y actividad de su cerebro, encontraron que el cerebro contenía esos tres signos de cambio.

Los cerebros de las personas solitarias son diferentes, según la ciencia.
Foto: Pixabay.

Este estudio no puede decirnos que la soledad cause estos cambios en el cerebro. Por ahora, Spreng plantea la hipótesis de que la soledad puede ser un impulsor de estos cambios físicos. Esto se debe a que se sabe que el cerebro es capaz de adaptarse.

La neurociencia de la soledad.

El aprender una nueva habilidad, como un instrumento musical, puede fortalecer las conexiones existentes en el cerebro. Existe evidencia de que las emociones también pueden afectar la estructura del cerebro. Un estudio en 50 mujeres encontró que aquellas que reprimían regularmente sus emociones tenían volúmenes más altos en ciertas áreas del cerebro.

Nerve Cell, Neuron, Brain, Neurons, Nervous System
Foto: Pixabay.

Los cerebros de las personas solitarias tienden a mostrar diferentes patrones de activación cuando piensan en sí mismos y en los demás (incluso en las personas cercanas a ellos). Además tienen niveles más bajos de actividad en la corteza prefrontal medial en comparación con las personas no solitarias, según un estudio de 2019. Los autores del estudio sugirieron que la soledad puede surgir de una brecha percibida entre usted y quienes lo rodean, incluso si está rodeado de amigos y familiares.

¿Los cerebros de las personas solitarias pueden cambiar?

Si la soledad realmente está impulsando estos cambios, y, por ahora, Spreng cree que ese es el caso, entonces es justo preguntarse si durarán para siempre. En este punto, Spreng no cree que sea así.

El cerebro es dinámico al abordar los desafíos que enfrentamos, por lo que sospechamos que una rica inmersión social compensaría las diferencias que encontramos, dice.

Brain, Electrical, Knowledge, Migraine, Headache
Foto: Pixabay.

Durante una pandemia, esos entornos sociales pueden parecer difíciles de conseguir. Pero, hay algunas noticias positivas. Si bien la soledad parecía estar en aumento antes de la pandemia, la catástrofe actual también parece coincidir con un cambio.

Una encuesta publicada en American Psychologist encontró que la soledad en realidad puede haberse estabilizado durante la pandemia. En una muestra de 1,500 personas encuestadas antes de la pandemia, nuevamente a fines de marzo y más tarde en abril el equipo descubrió que la soledad permanecía relativamente estancada. De hecho, el equipo descubrió que las personas creían que estaban recibiendo un mayor apoyo de los demás.

ahora es el momento de apoyarse en esas relaciones.
Foto: Pixabay.

Dado el hecho de que nuestros cerebros, no solo los cerebros de las personas solitarias, pueden adaptarse y reaccionar a la interacción social, ahora es el momento de apoyarse en esas relaciones. Especialmente cuando tenemos a la vista el final de la pandemia.

Con información de Inverse.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 1 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here