Así es como sería el fin del universo: no desvaneciendose poco a poco, sino con enormes explosiones.

El fin del universo.

En un futuro inimaginablemente lejano, los remanentes estelares fríos conocidos como enanas negras comenzarán a explotar en una serie espectacular de supernovas. Serán los fuegos artificiales del fin del universo. Esa es la conclusión de un nuevo estudio, que postula que el universo experimentará un último brillo antes de que todo se oscurezca para siempre.

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Los astrónomos han contemplado durante mucho tiempo el final del cosmos. Las leyes conocidas de la física sugieren que en unos miles de millones de años (el número 10 seguido de 100 ceros), el nacimiento de estrellas terminará, las galaxias se oscurecerán e incluso los agujeros negros se evaporarán mediante un proceso conocido como radiación de Hawking, dejando poco más que simples partículas subatómicas y energía.

El fin del universo. Un estudio calcula cuando y cómo podría ser.
Imagen: coolwallpapers.com

La expansión del espacio enfriará esa energía casi a cero absoluto, lo que indica la muerte térmica del universo y la entropía total.

La teoría de las grandes explosiones.

Pero el físico teórico Matt Caplan de la Universidad Estatal de Illinois se dio cuenta de que el destino de un último grupo de entidades nunca se había tomado en cuenta.

Después de agotar su combustible termonuclear, las estrellas de baja masa como el Sol no se disparan en supernovas dramáticas; por el contrario, se deshacen lentamente de sus capas externas y dejan un núcleo abrasador del tamaño de la Tierra conocido como enana blanca.

Básicamente son cacerolas que se han quitado de la estufa, dice Caplan. Van a enfriarse y enfriarse, básicamente para siempre.

El fin del universo. Un estudio calcula cuando y cómo podría ser.
Imagen: minds.com

El aplastante peso gravitacional de las enanas blancas es contrarrestado por una fuerza llamada presión de degeneración de electrones. Al comprimir los electrones las leyes de la mecánica cuántica les impiden ocupar el mismo estado, lo que les permite retroceder y mantener la masa remanente.

Las partículas de una enana blanca permanecen encerradas en una red cristalina que irradia calor durante billones de años, mucho más que la edad actual del universo. Pero tarde o temprano, estas reliquias se enfrían y se convierten en una enana negra.

Las enanas negras.

Debido a que las enanas negras carecen de energía para impulsar reacciones nucleares, poco ocurre dentro de ellas.

Sin embargo, durante largos períodos de tiempo, la mecánica cuántica permite que las partículas atraviesen barreras energéticas, lo que significa que la fusión nuclear aún puede ocurrir, aunque a velocidades extremadamente bajas.

Imagen: universetoday.com

Cuando átomos como el silicio y el níquel se fusionan con el hierro, producen positrones, la antipartícula de un electrón. Estos positrones destruirían muy lentamente algunos de los electrones en el centro de una enana negra y debilitarían su presión de degeneración.

Para estrellas entre aproximadamente 1.2 y 1.4 veces la masa del Sol, aproximadamente el 1% de todas las estrellas en el universo, este debilitamiento resultaría en un colapso gravitacional catastrófico que impulsaría una explosión colosal similar a las supernovas de estrellas de mayor masa.

Caplan dice que las dramáticas detonaciones comenzarían a ocurrir alrededor de cientos de miles de millones años (un 10 seguido de 1100 ceros) un número que el cerebro humano apenas puede comprender.  Las explosiones continuarían otros cientos de miles de millones de años más (un 10 seguido de 32000 ceros).

El fin del universo. Un estudio calcula cuando y cómo podría ser.
Imagen: astroengine.com

La visión de fin del universo puede cambiar.

Gregory Laughlin, astrofísico de la Universidad de Yale, elogia la investigación como un divertido experimento mental. El valor de contemplar estas alucinantes escalas de tiempo permiten a los científicos considerar procesos físicos que no han tenido tiempo suficiente para desarrollarse en la era actual.

Creo que es importante enfatizar que cualquier investigación del futuro lejano es necesariamente irónica, dijo Laughlin. Nuestra visión del futuro extremadamente lejano es un reflejo de nuestra comprensión actual, y esa visión cambiará de un año al siguiente.

El fin del universo. Un estudio calcula cuando y cómo podría ser.
Imagen: astronomy.com

El propio Caplan disfruta contemplando el futuro lejano. Creo que la conciencia de nuestra propia mortalidad, definitivamente motiva cierta fascinación por el fin del universo. Siempre se puede asegurar que cuando las cosas vayan mal, nada importará una vez que se maximice la entropía.

Matt Caplan publicó este estudio sobre el fin del universo en la publicación Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Con información de Science Mag.

Somos Extremo Mundial.

 

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 2.8 / 5. Recuento de votos: 6

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here