En un comunicado emitido por la GCF, documentó la existencia de dos ejemplares de jirafas enanas en países africanos.

Científicos de la Fundación para la Conservación de Jirafas, GCF por sus siglas en inglés, documentaron la evidencia de dos ejemplares de jirafas enanas en Uganda y Namibia.

jirafas enanas
Imagen: Especial/Web

Una de las jirafas enanas fue nombrada “Gimli” en honor al personaje de ficción de «El Señor de los Anillos» y vive en el Parque Nacional Murchison Falls en Uganda,

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Un segundo ejemplar, llamada “Nigel”, vive en una granja privada de un agricultor en el centro de Namibia. Ambos países africanos.

Los dos ejemplares fueron parte de un estudio publicado el pasado 30 de diciembre en el foro científico BMC Research Notes.

Los científicos documentaron que sufrirían algún tipo de displasia esquelética, denominación que engloba los trastornos genéticos.

Afectan al crecimiento de los huesos y cartílagos, especialmente de la cabeza, la columna vertebral y los brazos y las piernas.

Michael Brown, becario postdoctoral de la GCF y del Instituto Smithsonian de Conservación Biológica dijo que:

Los casos de animales salvajes con este tipo de displasias esqueléticas son extraordinariamente raros.

Con esto ha quedado documentado por primera vez la existencia de dos jirafas enanas en dos de 16 países africanos con presencia de la especie.

jirafas humanas
Imagen: Reuters

Características físicas.

Usando técnicas de fotogrametría digital láser, los investigadores midieron las extremidades de las dos jirafas enanas.

Obtuvieron datos de la longitud del cuello, los huesos de la parte superior e inferior de la pierna (radio y metacarpiano) y el tobillo (falange).

Descubrieron que la jirafa hallada en Uganda tenía huesos metacarpianos y radiales más cortos, pero un cuello mayor para una jirafa de su edad.

jirafas enanas
Imagen: Especial/EFE

Mientras que la jirafa de Namibia tenía tanto el metacarpiano como el radio y el cuello más cortos.

El agricultor de Namibia había observado a “Nigel” con regularidad a lo largo de los años.

Fue solo después de las observaciones de los científicos, que se dio cuenta de que la jirafa enana no era una jirafa adolescente sino un macho completamente desarrollado.

Existen en menor población.

Los investigadores están estudiando si esta anomalía estaría o no relacionada con una abrupta disminución del número de jirafas salvajes que existen en el continente africano.

Actualmente su población ronda en los 111 mil ejemplares, según estimaciones de la fundación.

Este descenso demográfico podría estar provocando el apareamiento entre jirafas de círculos cercanos.

animales
Foto: Especial/NAT GEO

Estas prácticas endogámicas podrían ser las causantes de variaciones genéticas raras como la displasia esquelética.

El estudio señala que la población de jirafas del Parque Nacional Murchison Falls en Uganda experimentó una reducción significativa a finales de la década de 1980.

Como resultado de los disturbios civiles y la caza furtiva, si bien advierten que es poco probable que “Gimli” sea fruto de esa menor diversidad genética.

Las jirafas están pasando por una extinción silenciosa en África, urge salvarlas antes de que sea demasiado tarde.

Con información de EFE/REUTERS.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here