Científicos vieron un rayo azul brillante disparándose hacia arriba desde las nubes.

Las emisiones de rayos azules pueden ser difíciles de detectar desde el suelo, ya que estas descargas eléctricas surgen desde la parte superior de las nubes de tormenta. Pero desde el espacio, los científicos pueden observar este espectáculo de luces cerúleas.

El 26 de febrero de 2019, instrumentos a bordo de la Estación Espacial Internacional capturaron un rayo azul que salió disparado de un grupo de nubes cerca de Nauru, una pequeña isla en el Océano Pacífico central. Los científicos describieron el evento en un informe publicado en la revista Nature.

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">
Rayo azul es captado desde la Estación Espacial Internacional.
Foto: ESA.

Los científicos vieron por primera vez cinco destellos intensos de rayos azules, cada uno con una duración de entre 10 y 20 milisegundos. Luego, la emisión de luz azul se abrió en abanico desde la nube en forma de cono y se extendió hacia la estratósfera.

Estas emisiones de rayos azules al parecer se dan cuando la región superior de una nube con carga positiva interactúa con la carga negativa del límite entre la nube y el aire en la parte de arriba.

El rayo azul aparece como resultado de esta avería eléctrica. Las cargas opuestas intercambian lugares en la nube y se igualan brevemente, liberando electricidad estática.

Sin embargo, las propiedades de estas luces azules y la altitud a la que llegan no están bien estudiadas, señalaron los autores.

El rayo azul no aparece solo.

Antes de la aparición de la luz azul, surgieron cuatro destellos con un pequeño pulso de luz ultravioleta, anotaron los científicos. Identificaron estas emisiones como los llamados elfos, otro fenómeno conocido de la atmósfera superior.

El equipo observó los destellos, los elfos y la emisión de luz azul utilizando el Monitor de interacciones entre la atmósfera y el espacio (ASIM) de la Agencia Espacial Europea. Esto es una colección de cámaras ópticas, fotómetros, detectores de rayos X y detectores de rayos gamma conectados a un módulo en la estación espacial.

Rayo azul es captado desde la Estación Espacial Internacional.
Foto: ESA.

Finalmente, expertos también sospechan que los fenómenos de la atmósfera superior, como los rayos azules, podrían afectar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, ya que la capa de ozono se encuentra dentro de la estratosfera donde estos ocurren.

Con información de Live Science.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 9

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here