Este “castillo de algodón” se encuentra en la región interior del Mar Egeo de Turquía y es toda una inspiración a la paz y tranquilidad. ¡Conócelo!

Pamukkale se encuentra en la región interior del Egeo de Turquía y tiene un clima templado durante la mayor parte del año. También es conocida como “castillo de algodón”.

Y esto es por su famosa piedra caliza blanca como la nieve que ha sido moldeada, durante milenios, por los manantiales ricos en calcio que gotean por la ladera de la montaña.

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">
castillo de algodón
Imagen: Especial/Web

El nombre significa literalmente “castillo de algodón” en turco, y la antigua ciudad grecorromana de Hierápolis se construyó sobre estas formaciones blancas.

Y los restos de esta ciudad se pueden ver desde las colinas al otro lado del valle, en la ciudad de Denizli, a unos 20 kilómetros de distancia.

La zona también es famosa por sus piscinas termales, y ha atraído a los huéspedes a sus aguas termales, convirtiéndose en una atracción turística natural durante siglos.

Las atracciones turísticas menos conocidas de Pamukkale incluyen ruinas romanas y un museo local.

castillo de algodón
Imagen: Especial/Web

Pero estos se ven ensombrecidos por las estalactitas blancas y las piscinas termales, ya que la mayoría de los turistas vienen a ver las atracciones naturales de Pamukkale.

¿Cómo llegar?

Pamukkale, el “castillo de algodón”, es de fácil acceso, con rutas disponibles en automóvil, autobús, tren o avión.

Existen muchos paquetes turísticos que ofrecen viajes de un día mientras los huéspedes viajan entre ciudades en Turquía.

Pamukkale es fantástica para una escapada de fin de semana o un lugar divertido para visitar y pasar la noche.

castillo de algodón
Imagen: Especial/Web

Hierápolis.

Hierápolis (que significa «Ciudad Santa») era una antigua ciudad griega que se encuentra en las aguas termales de Turquía, junto al moderno “castillo de algodón”.

Los restos de la ciudad forman actualmente un museo arqueológico y ha sido designado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Sus aguas termales circundantes también son famosas por ser utilizadas como un spa rudimentario desde el siglo II a. C.

Hierápolis
Imagen: Especial/Web

La historia antigua de la ciudad es difícil de descifrar.

Algunos eruditos dicen que Hierápolis se fundó por primera vez como un balneario, expandiéndose lentamente sobre los años.

Fue un centro de curación donde los médicos recomendarían los balnearios termales como una forma de tratamiento para sus pacientes.

En el 17 d. C., un terremoto destruyó la ciudad, provocando una serie de renovaciones e intentos de reconstrucción en un esfuerzo por mantener la ciudad.

El apóstol Pablo ayudó a fundar una iglesia aquí en el área, y el apóstol Felipe también pasó sus últimos años aquí.

Turquía
Imagen: Especial/Web

El turismo.

Los huéspedes están invitados a visitar el Teatro Hierápolis, un anfiteatro que puede albergar a más de 10,000 personas.

El teatro se construyó por primera vez en el siglo II d.C., bajo el mandato del emperador romano Adriano, durante la primera serie de renovaciones después de un terremoto en el 60 d.C.

Cuenta tiene cuatro filas de asientos, con un gran asiento de honor curvado y tallado que cubre la cuarta.

La quinta y sexta filas en la sección de asientos central suponen que estos asientos se habrían utilizado para sacerdotes y dignatarios.

Es un espacio fascinante para visitar, ya que tiene algunas de las características mejor conservadas de los teatros que aún están en pie en Turquía.

Con muchos frisos decorativos aún intactos a lo largo de los años.

Turquía
Imagen: Especial/Web

Algunos frisos que representan al emperador Septimus Severus en procesión con su familia y los dioses.

El museo de arqueología en Pamukkale, es una estructura que alberga artefactos de arqueología romana, y originalmente fue un baño y gimnasio romanos del siglo II.

Los artefactos del museo incluyen sarcófagos de sitios arqueológicos cercanos en Laodicea, junto con artefactos más pequeños, como joyas y sellos, de Hierápolis y áreas circundantes.

El museo también contiene una sala con estatuas de la época romana, junto con artefactos del ágora en Hierápolis y de sitios similares en el área.

El castillo de algodón turco.

Este fenómeno geológico que se conoce comúnmente como el «castillo de algodón» de Turquía está hecho de travertino, una roca sedimentaria que fue depositada por el agua de las fuentes termales.

Situada a unos 300 metros de distancia, el agua que emerge del manantial escurre hasta la cabecera de las terrazas de travertino y deposita carbonato cálcico.

Esto es lo que provoca las estructuras ese color blanco. En un tramo abarca unos 30 metros, pudiendo alcanzar alturas de hasta 70 metros.

Pamukkale
Imagen: Especial/Web

Cuando el agua llega a la superficie, el carbonato de calcio se deposita como un gel blando, que finalmente cristaliza en las estructuras altas de travertino que vemos hoy.

Junto con Hierápolis, estos dos sitios han sido reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, gracias a esta formación natural única.

El sitio se ha convertido en una atracción turística popular ya que las estructuras blancas se destacan en contraste con las piscinas azules que se forman por el agua, y es un fenómeno verdaderamente impresionante.

Con información de Muy Interesante.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here