Los collares óseos o volantes en la nuca probablemente ayudaron a los dinosaurios a establecer su dominio o encontrar un compañero.

Collares óseos de dinosaurios para la selección de pareja.

Adorables dinosaurios del tamaño de una oveja probablemente desarrollaron sus elegantes collares óseos para atraer parejas o mostrar su dominio.

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

El Protoceratops, es un dinosaurio que se parecía un poco a un minitriceratops sin cuernos, tenía un collar óseo elaborado y variado en la nuca. Los paleontólogos han debatido para qué se usaban: ¿Defensa? ¿Regulación de la temperatura? O quizás, como las aves modernas con coloridas plumas, los dinosaurios desarrollaron volantes en la nuca para mostrar su aptitud en un proceso de selección sexual.

Los collares óseos o volantes en la nuca probablemente ayudaron a los dinosaurios a establecer su dominio o encontrar un compañero.
Imagen: Live Science.

En la selección sexual, un animal con ciertos rasgos que atrae a posibles parejas o les permite reproducirse más, se transmitirán a la siguiente generación y se volverán más comunes.

Es difícil probar la selección sexual directamente, porque es imposible saber si un dinosaurio con un collar óseo más grande y brillante en realidad tuvo más éxito en el apareamiento y la producción de descendencia.

Pero investigadores del Museo de Historia Natural de Londres y de la Universidad Queen Mary de Londres buscaron pistas sobre el crecimiento y la variación de los collares óseos para ver si coincidían con los patrones de rasgos seleccionados sexualmente en los animales que se ven hoy en día.

Resultado de imagen para cresta pajaros coloridos

Los investigadores unieron cientos de fotografías de 65 cráneos de especies de Protoceratops, utilizando software para crear modelos 3D. De estos, 30 fueron reconstrucciones digitales completas. Los cráneos provienen de dinosaurios que van desde un día de edad hasta la edad adulta completa. Así los científicos pudieron comparar las tasas de crecimiento de los collares óseos con las de otras partes del cráneo.

Los investigadores encontraron que el cambio evolutivo de los volantes en la nuca era bastante independiente del cambio evolutivo en el resto del cráneo, una señal de que la selección sexual,  podría estar funcionando.

Los collares óseos o volantes en la nuca probablemente ayudaron a los dinosaurios a establecer su dominio o encontrar un compañero.
Foto: Wikipedia.

Los collares óseos también mostraron un patrón de crecimiento llamado alometría, que es común en los rasgos de selección sexual. En la alometría, una parte del cuerpo en particular crece más rápido y más grande que otras partes del cuerpo del animal. Un ejemplo moderno serían las astas de un ciervo.

Los volantes en la nuca también mostraron una gran variación, otro sello distintivo de la selección sexual. Sin embargo, no mostraron dimorfismo sexual, ni grandes diferencias entre machos y hembras. Muchos rasgos  son dimórficos, pero no todos, dijo el coautor del estudio Andrew Knapp, investigador postdoctoral en el museo.

Los collares óseos o volantes en la nuca probablemente ayudaron a los dinosaurios a establecer su dominio o encontrar un compañero.
Foto: Wikipedia.

Si bien hay bastantes ejemplos en animales vivos en los que las hembras suelen seleccionar a los machos en función del tamaño de las plumas de la cola o sus cantos, a menudo se pasa por alto que los machos también hacen lo mismo con las hembras, dijo Knapp.

Los collares óseos de machos y hembras pueden haber sido diferentes en maneras que los fósiles no pueden conservar, agregó Knapp. Quizás los volantes masculinos eran más coloridos, por ejemplo.

Con información de Live Science.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here