Freddie Figgers fue abandonado y ahora es un gigante millonario tecnológico. Conoce la historia del «bebé basura».

Freddie Figgers, el “bebé basura”, fundó una compañía tecnológica que vale $62 millones de dólares en la bolsa de valores y esto lo logró siendo ingenioso. ¡Esta es su historia!

freddie figgers
Imagen: Especial/Web

Nace el “bebé basura”.

Cuando Figgers nació en la zona rural de la Florida, en EE.UU., fue abandonado por sus padres dejándole en orfandad a un costado de unos contenedores de basura.

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Fue rescatado por el sistema de seguridad social de los EE.UU., y puesto en adopción en casas con familias sustitutas.

Vivió el constante acoso de otros niños que solían burlarse de él y le apodaban el “bebé basura”.

Figgers
Imagen: Especial/Web

Constantemente le recordaban este episodio de su vida diciéndole cosas despectivas y arrojándoles botes de basura.

Recuerda que cuando era menor, la turba de otros niños, lo tomaban por sorpresa y lo arrojaban a los contenedores de basura mientras se reían de él.

El abuso escaló al grado que quienes eran sus tutores tenían que custodiarlo a la parada del camión escolar o hasta las instalaciones mismas de la escuela.

La familia te hace noble.

Figgers fue adoptado por una pareja que estaba compuesta por Nathan, con la avanzada edad de 74 años, y su esposa, Betty May, que tenía 66 años cuando lo acogieron.

La familia de acogida era numerosa: tenían a sus propios hijos y habían albergado a decenas de otros niños a lo largo de los años.

Muchos de ellos provenían de familias problemáticas: consumo de drogas, padres en prisión, pobreza extrema y abandono de menores.

padres de Figgers
Imagen: Especial/Web

Y aunque eran viejos, seguían apoyando a menores desprotegidos. Y entonces, llegó Freddie.

Era un bebé que no tenía quien lo protegiera y brindara amor. Entonces, la feliz pareja decidió adoptarlo y criarlo como hijo propio.

Para cuando Freddie tuvo cierta edad, comenzó a hacer preguntas y Nathan le relató su historia.

Le dijo:

Te voy a contar sin rodeos. Tu madre biológica te abandonó y como yo y Betty no queríamos mandarte a casas de acogida, te adoptamos.

Esto hizo entender a Figgers porqué recibía el maltrato de otros niños de su entorno.

Family
Imagen: Especial/Web

En una entrevista de Jo Fidgen para el programa de la BBC «Outlook», Figgers dijo:

Mis padres me dieron todo el amor que alguien pudiera querer jamás. Hicieron todo por mí. Nunca sentí la necesidad de buscar a mi familia biológica porque mi mamá y mi papá, mi Betty y mi Nathan, lo eran todo para mí, y yo los amaba.

Son personas grandiosas. Me enseñaron a ser íntegro, a hacer siempre lo correcto, a nunca olvidar mis orígenes.

Vi a mi padre siempre ayudando a la gente, deteniéndose en el camino a asistir a extraños, alimentando a los sin techo. Era un hombre increíble y yo quiero ser como él.

Todo un tesoro.

Para poder sostener a la familia numerosa, su padre Nathan, tenía dos trabajos y era operario de mantenimiento.

Por su parte, la madre de familia Betty May, era trabajadora agrícola y, con todo esto, le cumplieron a Freddie su mayor sueño: le compraron una computadora Macintosh… averiada.

Para poder satisfacer otras necesidades del hogar, Figgers junto a sus padres realizaban actividades de recolección de desechos de otros hogares.

papá de Freddie
Imagen: Especial/Web

De él nace la frase: “lo que para un hombre es basura, para otro es un tesoro”.

Mientras esto pasaba, el “bebé basura” se acercaba cada vez a más a obtener conocimientos en programación e informática.

Aprendió a codificar a los 10 u 11 años y a escribía programación básica.

Inclusive, con pistolas para soldar, radios y relojes intentó arreglar una computadora y hacer que funcionara. Fue entonces cuando supo lo que quería hacer de su vida.

El trabajo da resultados.

Con tan solo 12 años de edad, el “bebé basura” ya era todo un programador.

Y para cuando contaba con 15 años, comenzó a trabajar en la municipalidad en donde ganaba 12 dólares la hora, arreglando las fallas de los computadores de la institución.

Ahí tuvo contacto con una empresa que monitoreaba medidores de presión de agua a distancia. El programa costana unos 600 mil dólares y la alcaldía no podía costearlo.

bebé basura
Imagen: Especial/Web

Así que le propusieron a Freddie replicar un sistema informático similar y él creó el programa que necesitaban, pero por el mismo salario que le venían pagando.

Para entonces tomó una decisión: dejar la escuela, aun con la molestia de sus padres; e implementar una empresa de programación informática.

Papá se enferma.

Al mismo tiempo, su padre se enfermó de Alzheimer, y constantemente salía de su hogar y se perdía. Figgers tuvo una idea: poner en sus zapatos un sistema de monitoreo que lanzar una señal que le ubicara la posición de su padre.

GPS
Imagen: Especial/Web

Con un circuito construido por él, un micrófono, un parlante y una tarjeta de red de amplio alcance integrado en su laptop, abrió las suelas de sus zapatos y acomodó el dispositivo.

Esto era antes de que existieran Apple o Google Maps.

Lo integré con Tomtom, entonces cuando su padre desaparecía, él presionaba un botón en mi computadora y podía conocer su ubicación exacta en tiempo real.

¡Había creado el GPS!

Pocos años después, Freddie vendió la tecnología del zapato inteligente por más de 2 millones de dólares.  En esa época, la salud de Nathan se deterioró y murió.

Freddie recuerda:

Fue entonces que aprendí que el dinero no es más que una herramienta y me propuse hacer todo lo posible para tratar de dejar el mundo mejor cuando sea mi turno de irme, porque mi padre, sin ser rico, tuvo un impacto en la vida de mucha gente, y yo quería hacer lo mismo.

Inmediatamente lanzó una compañía de telecomunicaciones que permitía disfrutar a los usuarios  de conexiones rápidas.

De «bebé basura» a gigante millonario.

Mientras la mayoría de la gente seguía usando conexión dial-up para acceder a internet, el acudió a la Comisión Federal de Comunicaciones, para solicitar una licencia.

bebé basura
Imagen: Especial/Web

Esta comisión se encarga de la regulación, incluyendo la censura, de telecomunicaciones interestatales e internacionales por radio, televisión, redes inalámbricas, teléfonos, satélite y cable.

Freddie inventó e instaló cables de fibra óptica, y construyó torres de telefonía celular con su empresa Figgers Communications, valorada en decenas de millones de dólares.

bebé basura
Foto: Aaron J. Thornton/Getty Images for BET.

Ayudar a los desprotegidos.

Ahora, con su Fundación Figgers, ofrece becas para estudiantes afroamericanos y contribuye con asistencia en situaciones de desastre.

Durante esta pandemia suministró equipos de protección individual y herramientas de aprendizaje digital para niños con desventajas.

familia de Freddie
Imagen: ABC 7 News

Freddie, por su parte, sigue inventando productos para la salud, como los zapatos inteligentes que hizo para su padre.

La inspiración para otro de sus inventos fue otra experiencia traumática que tuvo a los 8 años, cuando con sus padres fueron a visitar al tío de Betty May y lo encontraron muerto, a causa de un coma diabético.

Su madre Betty May aún vive, aunque también sufre de Alzhéimer.

bebé basura
Imagen: Especial/Web

Así que ya sabes, gracias al “bebé basura” puedes tener una mejor tecnología en casa. Todo un orgullo.

Con información de BBC.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here