Esta babosa de mar puede cortarse la cabeza y hacer crecer un cuerpo completamente nuevo hasta dos veces. Es uno de los ejemplos más extremos de regeneración que se conoce.

Babosa de mar puede cortarse la cabeza y tener un cuerpo nuevo.

Dos especies de babosas marinas pueden cortarse las cabezas y volver a crecer todo su cuerpo, descubrieron científicos en Japón. Esta increíble hazaña de regeneración se puede lograr en solo un par de semanas y es absolutamente alucinante.

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

La mayoría de los casos de regeneración animal que substituyen partes del cuerpo dañadas o perdidas con un reemplazo idéntico. Pero estas babosas marinas, que pertenecen a un grupo llamado sacoglossa, lo llevan al siguiente nivel al hacer crecer un cuerpo completamente nuevo a partir de sus cabezas.

Babosa de mar puede cortarse la cabeza y tener un cuerpo nuevo.
Imagen: Sayaka Mitoh.

Si eso no fuera suficientemente extraño, las cabezas de las babosas pueden sobrevivir de forma autónoma durante semanas. Esto es gracias en parte a su inusual habilidad para fotosintetizar como plantas, a través de las algas que comen. Y si eso todavía no es suficiente en el reino de lo raro, el cuerpo decapitado original también puede seguir viviendo durante días o incluso meses sin sus cabezas.

Creemos que esta es la forma más extrema de autonomía y regeneración en la naturaleza, dijo la autora principal, Sayaka Mitoh, estudiante de doctorado en la Universidad de Mujeres de Nara en Japón.

Investigaciones posteriores revelaron que otra especie de babosa marina sacoglosa (Elysia atroviridis) también experimenta este tipo de regeneración y que ciertos individuos pueden hacer el truco más de una vez.

Babosa de mar puede cortarse la cabeza y tener un cuerpo nuevo.
Imagen: Sayaka Mitoh.

Cómo hacer crecer un cuerpo nuevo
Mitoh se topó por primera vez con este extraño comportamiento por accidente cuando vio la cabeza desprendida de una babosa marina sacoglosa (Elysia cf. marginata) dando vueltas en torno a su cuerpo desprendido en un tanque en el Laboratorio Yusa de la Universidad de Mujeres de Nara en 2018.

Aún se desconoce exactamente cómo las babosas regeneran sus cuerpos de la cabeza hacia abajo. Los investigadores sospechan que las células madre, células que tienen el potencial de convertirse en cualquier tipo de célula, juegan un papel importante.

El juego de una babosa joven.

Imagen: Sayaka Mitoh.

Los científicos tampoco están seguros de cómo las babosas de mar separan la cabeza de sus cuerpos en primer lugar o por qué querrían hacerlo, especialmente cuando no hay una razón aparente para desechar sus viejos cuerpos y comenzar uno nuevo.

Una de las principales teorías es que las babosas lo hacen para eliminar los parásitos internos que han infestado sus viejos cuerpos. Sin embargo, también puede ser una forma de sobrevivir a los ataques de los depredadores al sacrificar sus cuerpos y escapar como cabezas autónomas. Aunque pudo haber sido provocado por otra cosa en el laboratorio, dijo Mitoh.

Babosa de mar puede cortarse la cabeza y tener un cuerpo nuevo.
Imagen: Sayaka Mitoh.

Sin embargo, los investigadores hallaron que solo las babosas más jóvenes son capaces de autonomía y regeneración. Cuando se les quitó la cabeza a las babosas más viejas, las cabezas sobrevivieron hasta 10 días, pero nunca comieron y no se regeneraron antes de morir.

Aunque una babosa de mar en el estudio realizó la autonomía y la regeneración dos veces, los investigadores sospechan que este es probablemente el límite. Después de cierta etapa de sus vidas, las babosas probablemente pierdan la capacidad de regenerarse por completo.

Tú eres lo que comes.

Babosa de mar puede cortarse la cabeza y tener un cuerpo nuevo.
Imagen: Sayaka Mitoh.

El proceso de regeneración requiere mucha energía, lo que es un desafío para una cabeza autónoma, dijo Mitoh.

Sin embargo, los sacoglossa tienen un arma secreta. Estas babosas en particular son capaces de realizar cleptoplastia, o la capacidad de robar cloroplastos. Los cloroplastos son las partes de una célula que permiten a las plantas convertir la luz solar en energía a través de la fotosíntesis. Esto permite que las babosas realicen la fotosíntesis, lo que les da suficiente energía para iniciar el proceso de regeneración.

Dependen de la fotosíntesis justo después de la autotomía y cuando la comida escasea, dijo Mitoh. Pero los cloroplastos adquiridos duran solo varios días para estas especies de babosas marinas, por lo que probablemente necesiten comer para completar la regeneración.

Elysia cf. marginata (Pease, 1871) [Pterogasteron]

Mitoh y sus colegas buscarán otras especies de babosas de mar que puedan regenerarse de esta manera.

Este estudio aparece en la edición en línea del 8 de marzo de la revista Current Biology.

Con información de Live Science

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here