El hombre pasó 22 días en el hospital, de los cuales 8 fueron en la unidad de cuidados intensivos.

Un hombre preparó un té con hongos mágicos y se inyectó el brebaje en sus venas. Varios días después, terminó en urgencias médicas con hongos creciendo en su sangre.

El hombre pasó 22 días en el hospital, de los cuales ocho fueron en la unidad de cuidados intensivos (UCI), donde recibió tratamiento por insuficiencia multisistémica. Ahora que fue dado de alta, todavía está siendo tratado con un régimen a largo plazo de antibióticos y fármacos antimicóticos, según una descripción del caso publicada en la revista Journal of the Academy of Consultation-Liaison Psychiatry.

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">
Hongos crecieron en la sangre de un hombre al inyectarse un té.
Foto: Pixabay.

El caso no reveló si inyectarse té de hongos puede causar efectos psicoactivos persitentes como cuando las personas ingieren el hongo por vía oral, escribieron los médicos. Por ejemplo, en casos raros, las personas pueden desarrollar una condición llamada trastorno de percepción persistente inducido por alucinógenos (HPPD), donde experimentan vívidos recuerdos de su viaje mucho después del hecho.

El caso subraya la necesidad de educación pública continua sobre los peligros que conlleva el uso de este y otras drogas, de formas distintas a las prescritas, escribieron los médicos.

Los hongos jamás se inyectan.

Al inyectar hongos en su torrente sanguíneo, el paciente de 30 años esperaba aliviar los síntomas de trastorno bipolar y la dependencia de opioides, según el informe. Los miembros de su familia notaron que recientemente había dejado de tomar sus medicamentos y estaba alternando entre estados depresivos y maníacos.

Hongos crecieron en la sangre de un hombre al inyectarse un té.

El hombre encontró información en línea que describían los posibles efectos terapéuticos de los alucinógenos, como el LSD y los hongos psilocibina. Esto lo llevó a hervir los hongos en un té. Filtró el té a través de un hisopo de algodón antes de inyectarlo en su cuerpo. En los días siguientes, se volvió letárgico y con náuseas, y su piel comenzó a ponerse amarilla. Pronto desarrolló diarrea y comenzó a vomitar sangre.

Su familia lo encontró y lo llevó a la sala de urgencias. Vieron que él parecía muy confundido. Los médicos notaron que no podía dar información debido a su estado mental alterado. Múltiples órganos, incluidos el hígado y los riñones, comenzaron a fallar y el hombre fue trasladado a cuidados intensivos. Su sangre dio positivo a una infección bacteriana con el microbio Brevibacillus y una infección por hongos de Psilocybe cubensis, lo que significaba que el hongo mágico que se inyectó ahora estaba creciendo en su sangre.

Hongos crecieron en la sangre de un hombre al inyectarse un té.
Foto: Pixabay.

Además de los antibióticos y antimicóticos, el hombre necesitó ser conectado a un ventilador después de experimentar una insuficiencia respiratoria aguda, donde se acumula líquido en los sacos de aire de los pulmones. Afortunadamente, el paciente sobrevivió a esta terrible experiencia y luego fue dado de alta del hospital.

Los hongos y la psilocibina.

La investigación sugiere que la psilocibina puede ser un tratamiento prometedor para la depresión, la ansiedad y las adicciones, anotaron los autores, pero solo si se toma de manera segura.

Hongos crecieron en la sangre de un hombre al inyectarse un té.
Foto: Pixabay.

En la mayoría de los estudios, los científicos administran el fármaco en forma de píldora, pero en algunos casos, los médicos han administrado psilocibina mediante una inyección intravenosa. Pero estas inyecciones se administran en dosis estrictamente controladas y bajo supervisión médica, y no contienen hongos. El compuesto psilocibina, por sí solo, no está vivo y no puede crecer en el cuerpo.

Cuando se usan de manera recreativa, los hongos mágicos generalmente se hacen en un té, se comen crudos o secos, se muelen en polvo y se colocan en cápsulas o se recubren con chocolate. Jamás se inyectan directamente en el torrente sanguíneo.

Los hongos inducen viajes que alteran la mente al interactuar con ciertos receptores en el cerebro. Específicamente, la psilocibina se descompone en psilocina, una sustancia que actúa como la serotonina química del cerebro, que desempeña un papel en el estado de ánimo y la percepción.

Pero un mal viaje puede desencadenar ansiedad, miedo y confusión, así como presión arterial elevada, vómitos, dolores de cabeza y calambres estomacales. Los hongos mágicos conllevan un riesgo adicional porque se parecen a algunas especies de hongos venenosos, por lo que las personas a veces los consumen por error.

Varias ciudades de EE. UU. han despenalizado la psilocibina y en noviembre de 2020 Oregón tomó medidas para legalizar su uso como fármaco terapéutico.

Con información de Live Science.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here