El depredador jurásico, ancestro del calamar vampiro, y su presa se asfixiaron juntos bajo el agua.

Ancestro del calamar vampiro en abrazo eterno con su cena.

Hace unos 180 millones de años, un depredador de ocho brazos se apoderó de su presa submarina, otra bestia de ocho brazos, y comenzó a mordisquearla. Hasta que ocurrió un desastre y ambos murieron por asfixia, según un nuevo estudio.

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

El esquisto (un tipo de roca) que contiene los restos fosilizados de este dúo conserva las huellas de sus tejidos blandos con un detalle excepcional. El estudio se publicó en la revista Swiss Journal of Palaeontology. El analisis revela que sus últimos momentos juntos terminaron en un abrazo eterno, dijo el equipo.

Suponemos que el depredador estaba tan feliz con su captura que no se dio cuenta de que se estaba hundiendo, dijo el autor principal del estudio, Christian Klug. Probablemente terminó en las capas de agua pobres en oxígeno, se asfixió, murió y quedó incrustado en el barro blando.

Ancestro del calamar vampiro en abrazo eterno con su cena.
Esta ilustración muestra un vampyromorpha más grande apoderándose de uno más pequeño durante el período Jurásico temprano. Imagen: Christian Klug.

El coleccionista aficionado Dieter Weber encontró la roca con las huellas en una cantera abandonada en Ohmden, Alemania. Las criaturas fosilizadas estaban juntas. Los brazos del depredador estaban alrededor de la presa más pequeña. Después de preparar el fósil, Weber vendió la pieza a uno de los investigadores, quien luego la donó al Museo Estatal de Historia Natural de Stuttgart, Alemania.

 

Cuando estas criaturas estaban vivas durante el período Jurásico temprano, la región era una cuenca marina que se extendía por gran parte de Europa Central. Las aguas del fondo a menudo eran pobres en oxígeno, dijo Klug.

Ambas criaturas antiguas son miembros de Octobrachia, un grupo de cefalópodos de ocho brazos que incluye al pulpo, al argonauta y al calamar vampiro. Aunque no chupa sangre ni es calamar. En particular, ambos animales jurásicos son Vampyromorphida parientes antiguos del calamar vampiro moderno (Vampyroteuthis infernalis).

Ancestro del calamar vampiro en abrazo eterno con su cena.
Fotos (A y B) del fósil con diferentes luces y una ilustración (C) de los dos vampiromorfos del Jurásico temprano. Imagen: Klug C. et al.2021

Vampyromorphida.

Los Vampyromorphida tienen ocho brazos más, como también mostramos aquí, un par de filamentos, que parecen espaguetis gruesos que se cocinaron durante demasiado tiempo, dijo Klug. Estos filamentos se utilizan en realidad para atrapar presas.

Hoy en día, los calamares vampiros comen detritus, plancton y otras presas pequeñas. Pero, como muestra este espécimen, obviamente, la especie más grande de Vampyromorphida era un depredador, dijo Klug.

Después de analizar el espécimen, los investigadores determinaron que el octopodiforme más grande, de 47 cm de largo, probablemente sea Jeletzkyteuthis coriacea. El octopodiforme más pequeño es probablemente Parabelopeltis flexuosa, que mide aproximadamente 16.7 cm de largo y es menos del 40% de la longitud del depredador que intentó comérselo.

Ancestro del calamar vampiro en abrazo eterno con su cena.
Foto: ABC.

El espécimen es evidencia de que los primeros Vampyromorphida siguieron diversas estrategias de alimentación, pero aún no estaban adaptados para lidiar con zonas de bajo oxígeno en el agua, como lo son sus parientes modernos, escribieron los investigadores. El calamar vampiro de hoy puede alimentarse de manera lenta y oportunista en áreas con poco oxígeno utilizando sus filamentos retráctiles.

Sin embargo, esa área con poco oxígeno es probablemente la razón por la que las dos criaturas marinas del Jurásico se conservaron tan prístinamente.

El oxígeno escaso aumentó aún más la probabilidad de que el cefalópodo más pequeño permaneciera en la región del brazo, porque también estaba inmovilizado por estas condiciones de bajo oxígeno, dijo Klug. Además, las condiciones de bajo oxígeno mantuvieron alejados a los carroñeros, lo que permitió la preservación de este fósil.

Con información de Live Science.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here