Cubanos denuncian en redes sociales la venta de croquetas explosivas que les han provocado graves quemaduras.

Croquetas explosivas: provocan serias quemaduras a ciudadanos.

Ricardo Pimentel compró unas croquetas en un establecimiento estatal en Cuba a principios de marzo para preparárselas a su hija de 12 años.

script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Prodal culpa a las víctimas de sus croquetas explosivas por “mal manejo del producto”

Pimentel, de 54 años, trajo su propio recipiente para llevarlos a casa y, como puede ser el caso de otros alimentos que se venden en la isla comunista, no vienen en empaques con ingredientes, instrucciones de cocción o información nutricional.

Puso las croquetas en una sartén con aceite en el fuego. Esperó a que se calentara y metió algunas de las croquetas a cocinar. Poco después, las croquetas explotaron como dinamita, lanzando chispas de aceite al aire.

En Facebook, Daysel Pimentel, su hijo, publicó fotos de las quemaduras de su padre con algunos comentarios sarcásticos del incidente. Bromeó diciendo que comandos de la CIA se habían infiltrado en una fábrica de alimentos cubana y habían puesto ingredientes explosivos en las croquetas. Pero luego acusó al gobierno de vender croquetas que no eran apropiadas para el consumo humano porque la gente pasaba hambre.

No acaba de llegar de la guerra, no es bombero, no es un dalmata, es mi padre.
Ayer fue víctima de un atentado…

Publicado por Daysel Pimentel en Lunes, 8 de marzo de 2021

 

El accidente culinario de Pimentel no es único.

Decenas de cubanos se han estado quejando por la explosión de croquetas en las redes sociales durante meses, publicando fotos de personas con quemaduras en la cara, ojos y torsos.

Específicamente, los cubanos señalaron en las redes sociales a Prodal, una empresa estatal con sede en La Habana. Luego de que se publicaran las quejas y las fotos de personas con quemaduras, la empresa respondió en Twitter publicando instrucciones específicas sobre cómo freír sus croquetas para evitar incidentes violentos.

Croquetas explosivas: provocan serias quemaduras a ciudadanos.

Prodal dijo que la empresa, que vende casi medio millón de croquetas al día en la capital cubana, ha abierto líneas telefónicas al público y quiere colaborar. Aunque no ha detenido ninguna actividad comercial ni ha dicho si está investigando formalmente las posibles causas.

Las croquetas explosivas son el giro tragicómico más reciente para quienes tienen menos recursos en la isla caribeña. Cuba importa entre el 60 y el 70 por ciento de sus alimentos, según cifras oficiales, porque la producción nacional no puede cubrir las necesidades de sus 11 millones de habitantes.

Anselmo López Galves, de La Habana, informó el mes pasado en las redes sociales que sufrió quemaduras en todo el cuerpo cuando intentó freír las croquetas criollas de Prodal.

Croquetas explosivas: provocan serias quemaduras a ciudadanos.

Para mi sorpresa, estas croquetas empezaron a explotar en mi cara, provocando quemaduras en todo el cuerpo y desfigurando mi cara, dijo en Facebook.

López Galves aseguró haber acudido a un hospital de la capital, donde personal de salud le aseguró que no era el primer caso de quemaduras graves tras freír las «croquetas explosivas», como empezaron a llamar al producto.

El año pasado, Raúl Rodríguez, periodista en Cuba, denunció las quemaduras en el rostro de un amigo por el mismo motivo, advirtiendo a la gente que algunas croquetas son explosivas.

En otra denuncia, un usuario de Twitter compartió un video casero que muestra las croquetas explotando incluso después de haberlas sacado de la sartén y en un plato.

Prodal produjo 20,000 toneladas de alimentos el año pasado, la mayoría salchichas y croquetas, que se venden en las tiendas gubernamentales.

El brazo de protección al consumidor de  Cuba, que forma parte del Ministerio de Comercio Interior del país, dijo que no ha investigado las quejas, diciendo que deben presentarse formalmente, no a través de las redes sociales.

Pero Pimentel dijo que presentar un reclamo no cambiaría nada.

Los cubanos dicen que en la práctica, tienen poca o ninguna garantía cuando compran alimentos en establecimientos gubernamentales. Rara vez se les compensa por haber comprado alimentos en mal estado o defectuosos.

¿Cómo no seguir comprándolos?

A Cuban establishment selling croquettes to the general public.

Delvis Rosabal, de 55 años, dijo que la gente sigue consumiendo las croquetas explosivas no porque tengan la gran aceptación que presume Prodal, sino porque es su única opción.

¿Cómo no seguir comprándolos? ¿Qué vamos a comer? dijo Rosabal.  Aseguró que caminó a varios pueblos a principios de semana en busca de comida, solo para regresar con las bolsas vacías.

Salí a la calle el lunes por la mañana a buscar comida y regresé a las 6 de la tarde sin nada. … Hay gente en las colas que no aguanta más, dijo. El día pasa, y a veces no se puede comprar nada .

El gobierno ha culpado de la escasez de alimentos a las sanciones y restricciones de viaje de Estados Unidos debido a la pandemia. Ya que ha reducido el turismo, la segunda fuente de ingresos más grande de Cuba después de las misiones médicas. Los críticos del gobierno culpan a la ineficiencia del sistema comunista y sus líderes, así como a la corrupción y la inflación.

Croquetas explosivas: provocan serias quemaduras a ciudadanos.

Un terrible misterio.

A falta de una explicación oficial, los cubanos en las redes sociales  publican memes divertidos o teorizan sobre por qué explotan las croquetas. Han planteado que podrían tener bolsas de aire o trozos de hielo. Otros dicen que tienen demasiados conservantes o que la empresa está reemplazando la harina de trigo con ingredientes de menor calidad.

Verónica Cervera, chef cubanoamericana y autora de libros de cocina, dijo que no encuentra explicación culinaria o lógica a las croquetas explosivas. Según la empresa, contienen solo harina de trigo, agua, picadillo de pescado, vegetales. aceite, especias, sal y azúcar.

Croquetas explosivas: provocan serias quemaduras a ciudadanos.

Dijo que si bien las croquetas pueden abrirse si el aceite no está lo suficientemente caliente o salpicar o saltar si cae una gota de agua en una sartén caliente, la verdad es que es difícil explicar por qué explotan.

Cervera dijo que el gobierno debe alertar al público y sacar las croquetas del mercado mientras investiga, e instó a los consumidores a exigir acciones.

Imagínese quemarse la cara y ser desfigurada de por vida por una croqueta.

Con información de NBC News y Telemundo.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here