Conoce a los antiguos depredadores de América del Norte que hacen palidecer a los actuales.

Los depredadores gigantescos de América del Norte.

Con ecosistemas tan variados como desiertos, océanos, llanuras y tundras heladas, América del Norte es el hogar de algunos depredadores feroces. Pero estas criaturas modernas como caimanes, tiburones blancos y osos, se ven minúsculas al lado de la gran cantidad de depredadores que existieron antes en el subcontinente. Entonces, ¿cuáles son los depredadores más grandes que han exisistido en América del Norte?

Oso Café, Soportar, Zoo, Bostezando, Inactivo, Cansado

Si hablamos de animales peludos, el mamífero depredador más grande de América del Norte fue probablemente el enorme oso de cara corta (Arctodus simus). A veces llamado cariñosamente oso bulldog, esta criatura ahora extinta tenía un característico hocico corto y ancho. Medía alrededor de 1.6 metros de altura hasta el hombro y más de 3.4 metros levantado con sus patas traseras.

Los depredadores gigantescos de América del Norte.
Imagen: Shutterstock.

Para los científicos puede ser difícil medir el peso exacto de una especie extinta. Para ello se requiere extrapolar esos números utilizando especies actuales como puntos de referencia. Sin embargo, los paleontólogos estiman cómodamente que el oso de cara corta probablemente pesaba alrededor de 700 kilogramos. Los osos polares modernos (Ursus maritimus) no son tan distintos. Los machos más grandes miden alrededor de 1.5 metros hasta el hombro y pesan alrededor de 600 kg.

Los depredadores gigantescos de América del Norte.
Foto: Facebook.

Los osos de cara corta se extinguieron hace unos 11,000 años, al final de la última edad de hielo. Para encontrar un depredador terrestre más grande, tenemos que viajar más atrás en el tiempo. El dinosaurio depredador más grande de América del Norte es también el más famoso: el Tyrannosaurus rex.

Los depredadores gigantescos de América del Norte.
Foto: Pixabay.

Durante el período Cretácico tardío, hace alrededor de 100 millones a 66 millones de años, América del Norte era una tierra de monstruos. Estaba el Acrocanthosaurus de espalda espinosa, el Deinonychus de garras afiladas y el Microvenator delgado y plumoso.

Los depredadores gigantescos de América del Norte.
Imagen: Wiki Paleontología.

Pero con casi 3.5 m de altura en las caderas y hasta 12.3 metros de largo, un espécimen de T.rex dominaba a la mayoría de sus carnívoros contemporáneos. El Acrocanthosaurus, un primo de los tiranosaurios con dientes de tiburón es miembro de un grupo conocido como carcharodontosaurios.

Esta especie casi igualaba la longitud del T. rex pero era más liviano, pesando 6.1 toneladas. El T. rex pesaba 7.8 toneladas. El tiranosaurio usó todo ese peso para su ventaja. Con sus poderosos músculos de la mandíbula, podría lograr hasta 5.4 toneladas de presión por mordida, lo suficiente para romper el acero como si fuera un trozo de papel.

Los depredadores gigantescos de América del Norte.

Los únicos dinosaurios vivos hoy en día son las aves. Por lo que el dinosaurio vivo más grande de América del Norte es el cóndor de California (Gymnogyps californianus). Mide 3 metros de ala a ala. Es por supuesto significativamente más pequeña que su antiguo primo el T.rex. Pero también es formidable por derecho propio. El condor de California se alimenta de los cadáveres de ciervos, cerdos, ganado, leones marinos e incluso ballenas.

Los depredadores gigantescos de América del Norte.
Foto: Celebrate Urban Birds.

Cuando se trata de antiguos monstruos marinos, un reptil gigante se lleva la palma. Los ictiosaurios eran un grupo de reptiles marinos depredadores que vivieron durante la era Mesozoica. A finales del período Triásico, hace aproximadamente 237 millones de años, un ictiosaurio conocido como Shonisaurus sikanniensis comenzó a nadar en las aguas de lo que hoy es Columbia Británica, Canadá.

Shonisaurus sikanniensis se le considera como el reptil marino más grande de todos los tiempos.

Los depredadores gigantescos de América del Norte.
Imagen: Wikipedia.

No hay duda de que S. sikanniensis fue absolutamente colosal. Medía unos asombrosos 20 metros de largo desde el hocico hasta la cola. Tres veces más largo que el tiburón blanco vivo más grande que se conoce. Pero el tamaño no siempre es igual a la ferocidad.  Shonisaurus sikanniensis quizá se alimentaba por succión, sorbiendo presas de cuerpo blando como calamares y belemnites (calamares sin cáscara).

Un ictiosaurio británico, entre los mayores animales de la Tierra
Imagen: europapress.es

Sin embargo, cada una de estas criaturas finalmente se extinguió como resultado de los cambios ambientales. Como muchos depredadores altamente especializados, una vez que sus presas escaseaban, simplemente no podían satisfacer sus necesidades energéticas. No siempre más grande es mejor.

Con información de Live Science.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here