María Paz Fuentes Fernández dejó claramente en su esquela quienes podían entrar a su funeral. La señora dejó por escrito una lista de personas que fueron las únicas que podían acudir a darle su último adiós.

Señora fallecida impide que lleguen ciertas personas a su funeral.

Una esquela, a veces también llamado aviso fúnebre o aviso mortuorio, es una nota en un recuadro negro que se publica en un medio de comunicación o se pega en un lugar público.

La esquela informa del fallecimiento de una persona. Primitivamente, se llamaba esquela a una carta breve que se utilizaba para citar o convidar a algunas personas a una reunión o a un homenaje. Posteriormente, este término derivó hacia el aviso del fallecimiento de una persona alcanzando finalmente el sentido actual.

Señora fallecida impide que lleguen ciertas personas a su funeral.
Foto: Pixabay.

Pero también en cierto modo, las esquelas se han convertido en una especie de telegrama desde el más allá. Han dejado de limitarse a ser un simple obituario o una nota informativa sobre las exequias fúnebres de las personas. De vez en cuando las páginas de los periódicos se han llenado de hilarantes mensajes que han querido dejar los finados, especialmente los gallegos, quienes hacen gala de su peculiar relación con la muerte.

Es el caso de la señora María Paz Fuentes Fernández. Ella ha querido dejar las cosas muy claras después de su fallecimiento (y, viendo esto, suponemos que antes también). Esta mujer falleció en junio de este año en Lugo, España y quiso dejar unas instrucciones muy claras a la hora de organizar su despedida.

Señora fallecida impide que lleguen ciertas personas a su funeral.

En la esquela, que se publicó en el diario El Progreso, dejó en claro que tanto a la iglesia como al cementario solo podrían acudir una serie de personas que mencionaría en una lista. Cual sería la sorpresa de muchos el saber que no estaban incluidos en esa lista VIP. Solo quince nombres y unos puntos suspensivos tan misteriosos como sugerentes que dieron el golpe final junto con la frase: Al resto de gente que jamás se preocupó durante mi vida, les deseo que sigan tan lejos como estuvimos.

Señora fallecida impide que lleguen ciertas personas a su funeral.

Mi familia no es de sangre.

Doña María Paz, de la que se desconoce la edad, falleció el  2 de junio y su esquela apareció en el periódico al día siguiente a través de la Funeraria Fernández, SAU.

Siguiendo mis principios y mi particular manera de decir las cosas , dispongo que ya que hace mucho que mi familia no es de sangre, impongo mi última voluntad para que solo se deje asistir a mi funeral, en el tanatorio, iglesia y cementerio a las personas que menciono a continuación.

Señora fallecida impide que lleguen ciertas personas a su funeral.

Como era de esperarse la esquela no tardó en correr como pólvora en Twitter y redes sociales donde suscitó miles de reacciones.

 

 

Algunos consideraron que fue una desgracia dejar eso por escrito antes de morir porque vendría a demostrar que era una mujer infeliz, rencorosa. Sin embargo fueron muchos más los que consideraron que María Paz fue una mujer valiente y aguerrida al manejar de esa forma su despedida. Aunque, eso sí, quizá no debió de haber puesto esos puntos suspensivos si quería dejar todo más clarificado.

Señora fallecida impide que lleguen ciertas personas a su funeral.

Con información de El Español.

Somos Extremo Mundial.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Promedio de puntuación 4.4 / 5. Recuento de votos: 39

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 14 Promedio: 4.5)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here