¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Las pruebas de paternidad indican que la tortuga Diego es responsable de alrededor del 40 por ciento de la descendencia que se produjo para salvar a su especie.

Diego es una tortuga con más de 100 años. Y es una tortuga que no ha tenido problemas para aparearse.

Miembro de Chelonoidis hoodensis, o la especie de tortuga gigante de la isla Española en Galápagos en Ecuador, fue una de las 15 tortugas dentro de un programa de cría en cautiverio en el Centro de Tortugas Fausto Llerena en la isla de Santa Cruz.

Entre los machos, Diego mostró un impulso sexual excepcional, tanto así que se le atribuye prácticamente la salvación de su especie de la extinción.

Diego, la tortuga que ayudó a salvar a su especie.

El programa comenzó en 1965. Los trabajos se enfocaron primero a salvar la población de tortugas en la isla Pinzón, otra isla en las Galápagos. En 1970, los investigadores comenzaron a salvar las tortugas de la isla Española.

Para ese momento, quedaban 14 tortugas: 12 hembras y dos machos. En 1976, se introdujo un tercer macho en el programa de restauración de cría de tortugas, Diego, que había vivido en el Zoológico de San Diego en los Estados Unidos durante 30 años.

El programa de cría ayudó a aumentar la población de tortugas de 15 a 2000.

Las pruebas de paternidad indican que Diego es responsable de alrededor del 40 por ciento de la descendencia que se produjo.

Diego, la tortuga que ayudó a salvar a su especie.

Sin embargo, otro macho más reservado y menos carismático, «E5», generó alrededor del 60 por ciento.

¿Entonces, por qué atrajo a tantas parejas y obtuvo tanta atención internacional, especialmente si el otro macho era más productivo?

El profesor Gibbs dice que Diego tiene una gran personalidad. Es bastante agresivo, activo y vocal en sus hábitos de apareamiento, y quizá por eso ha recibido la mayor parte de la atención.

Las tortugas gigantes se pusieron en peligro debido a que el fácil acceso a la isla permitió a los balleneros, piratas y pescadores capturarlas como alimento principalmente en el siglo XIX.

Se cree que a Diego lo sacaron de su isla natal, Española, en algún momento de la década de 1930.

Casi 80 años después de su captura, se espera que Diego regrese a la isla Española en marzo.

La isla es muy seca, incluso árida, pero para Diego es su hogar.

Y con el futuro de su especie asegurado, Diego se jubiló en 2020.

En ese año, el Parque Nacional Galápagos anunció el final del programa de reproducción y dijo que una evaluación mostró que se había cumplido con sus objetivos de conservación.

Diego, la tortuga que ayudó a salvar a su especie.

Muy bien por la tortuga Diego.

Con información de The New York Times.

Somos Extremo Mundial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here